DERECHOS RESERVADOS

DERECHOS RESERVADOS
CREACIÓN DISEÑO Y PROPIEDAD INTELECTUAL DE INGRID ODGERS

Estamos en:

comentarios

«Leer sin meditar es una ocupación inútil». Confucio

Páginas vistas en total

martes, 9 de diciembre de 2014

OBRA DISONANCIAS de Natalia Morales


POESÍA
NATALIA MORALES
EDICIONES ORLANDO, 2014




Disonancias” obra primera de Natalia Morales, se caracteriza por estar escrita desde una estética de la decepción.

Decepción, desilusión, desencanto y es de esta forma como dolor y desesperanza se encumbran en la escritura poética de Natalia, la conciencia del engaño, de la mentira y la traición. El aterrizaje a la dura realidad, cuando ya no se sabe en qué o en quién confiar. Esta certeza empapa cada texto de la autora, existe en este libro una persistente espera de la nada, una fragmentación del ser “entre alientos y frágil humanidad”, reconoce la poeta y sentencia: “Somos un pedazo de carne / a la vista de otros / Aquellos que no empatizan / con el partido de los vivos".  Y en el poema Futuro sin futuro manifiesta: “…Los comandantes de mis sombras / reclaman alcanzar / vida unidireccional, / para que camine como agonizante/ a la deriva de un futuro inexistente. “

Ante  la decepción el ser humano sucumbe o manifiesta su dolor a través de un proceso de mutación existencial, tal vez el exilio, el retorno al interior, a la introspección y el alejamiento de lo que genera ese dolor. Ya se sabe que el mundo no es fantástico, no es “ideal”, que la esencia está desconectada de la realidad que día a día se vive, la certeza de ser parte de un mundo que no se comprende, ni se asimila como es, choca, rompe alma y corazón.

Y es así como la poeta indica:

“Simplemente/ lo perdí / antes /de darme cuenta / antes / de sostener mi cuerpo  / me perdí.”

Es un universo profundamente pesimista, de gran fragmentación.

Aquí hay avenidas rebelión, mitos, cortezas, desconocidos, entierro, marionetas forzadas a crecer.

Es imposible no traer a la mente la novela “La desesperanza”, de José Donoso” o a los poetas de los años ochenta, como Eduardo Llanos, Tomás Harris, Eugenia Brito, etc., pese a la gran diferencia de edad de la autora con estos reconocidos poetas nacionales.

Debo mencionar a la poesía negra y recordar al grupo de poetas bajo la denominación de Mandrágora.(1)

La Poesía Negra, con respecto a la psicopatología, reconoce en ella un instrumento valioso, para la exploración de las zonas oscuras del alma, un instrumento que facilitará al poeta la búsqueda y el socavamiento de su instinto poético, pero se niega categóricamente a someterse a los procesos curativos. Ella no pasará de ser, para el poeta “negro”, sino un campo amplio y propicio, en donde podrán tener lugar, las más sorprendentes experiencias poéticas.

Es el trabajo que ha realizado Natalia.

Hay que leerlo.


Ingrid Odgers Toloza
Escritora-editora

(1)La Mandrágora fue un grupo de poetas surrealistas chilenos fundado en 1938 por Braulio Arenas, Teófilo Cid y Enrique Gómez Correa, al que se suma, siendo aún un adolescente, Jorge Cáceres.


Concepción,  diciembre 9 de 2014.-

No hay comentarios:

Talleres de Creación literaria

Literatura en TV

Loading...