DERECHOS RESERVADOS

DERECHOS RESERVADOS
CREACIÓN DISEÑO Y PROPIEDAD INTELECTUAL DE INGRID ODGERS

Estamos en:

comentarios

«Leer sin meditar es una ocupación inútil». Confucio

Páginas vistas en total

lunes, 19 de mayo de 2008

EL GUARDIAN ENTRE EL CENTENO- J.D.SALINGER


COMENTARIO

Argumento:


Holden Caufield es un niño rico, hijo de un abogado, y que tiene dos hermanos: Phoebe, una niña muy inteligente y un hermano mayor que es escritor en Hollywood. También tenía a otro llamado Allie que murió de leucemia. No es un joven muy estudioso, sólo le agrada la clase de lengua y literatura. Casi nada le gusta. Cuando es expulsado del colegio Pencey, donde estudia, días antes de que terminen las clases, decide regresar a Nueva York y vagar por ahí para que sus padres no se enteren de la expulsión. Durante las doscientos veintiocho páginas del libro asistimos a su periplo, suceden variadas peripecias: se cita en un hotel con una prostituta, que luego le roba el dinero junto con su chulo; queda con una amiga; van al cine; regresa a su casa a escondidas para hablar con su hermana; se aloja en casa de un profesor de la que luego huye, después de que lo sorprenda acariciándole la cabeza mientras duerme, etc. Todo ello adobado con la visión de Holden respecto a su entorno, los acontecimientos y las cosas. Narración de numerosas reminiscencias del joven acerca de su familia, amigos, maestros, compañeros de colegio, etc.

Comentario:

Para definir esta novela de Salinger (la única de su autoría), habría que utilizar la palabra incomunicación, agregar la palabra soledad y al mismo tiempo escuchar el grito de un adolescente ahogado por la sociedad americana de su época (consideremos que el libro fue escrito en la década del cuarenta). Holden, incrédulo, descontento y desorientado. Desde la primera página nos contactamos con su espíritu que se rebela ante una sociedad hipócrita, hostil. El espíritu de un joven de dieciséis años cuyo único interés es ser el guardián de niños entre el centeno, protegerlos de las caídas al precipicio. El título se deduce, nace de una canción que le llama poderosamente la atención y a la que hace alusión en dos ocasiones en su relato. La comunicación con los adultos es prácticamente nula, la única relación que enaltece es la que tiene con su hermanita Phoebe. Sólo con ella se siente cómodo y feliz. El resto es inconformismo, hastío, angustia. Es que nuestro protagonista es contradictorio, arisco, cambia de la depresión a la alegría en cuestión de segundos. Eso está muy bien explicado por el autor, que está lejano en la novela. El protagonista quiere huir de todo y de todos pero es Phoebe quien sin saberlo lo retiene en su ciudad junto a su familia. En un lenguaje coloquial, correspondiente a la edad de Holden (y difícil de mantener), Salinger nos hace recorrer las páginas de una obra ágil, simple, ligera. Logra introducirnos en la historia donde él como autor es ausente. Aún cuando está escrito en primera persona, logra convencernos que vamos siempre con Holden en su semi delirio, en su angustia, en su crítica. Siempre con él, buscando el lugar donde encontrar el equilibrio. La armonía que a veces la soledad rompe. Soledad que a veces desquicia.
El final es coherente con la personalidad del protagonista, el adecuado a mi modo de ver. Espero que el lector no se fastidie cuando descubra que no existe razón alguna que pueda convertir esta obra en especial. (*)

Esta novela, considerada mítica para algunos, me ha recordado a Papelucho de Marcela Paz, a Mala Onda de Alberto Fuguet y algo a Yo amo a mi mami del escritor peruano Jaime Bayly.

(*) Omito el hecho de que este fue el libro que estaba leyendo el asesino de John Lennon antes de quitarle la vida, por una razón muy sencilla: a nadie se le ha ocurrido considerar la Biblia un libro maldito, a pesar de que muchísima gente la leía antes de cometer sus crímenes, con el añadido de que aquí sí encontraban justificación para tales actos.

No hay comentarios:

Talleres de Creación literaria

Literatura en TV

Loading...

Ingrid Odgers

Ingrid Odgers
Reflexión