DERECHOS RESERVADOS

DERECHOS RESERVADOS
CREACIÓN DISEÑO Y PROPIEDAD INTELECTUAL DE INGRID ODGERS

Estamos en:

comentarios

«Leer sin meditar es una ocupación inútil». Confucio

Páginas vistas en total

sábado, 25 de agosto de 2018

La contadora de películas -Hernán Rivera Letelier


LA CONTADORA DE PELÍCULAS
HERNÁN RIVERA LETELIER
PENGUIN RANDOM HOUSE
GRUPO EDITORIAL-2017





Es un  libro de narrativa, simple, clara, trata obviamente sobre una contadora de películas que existe en el desierto de Atacama. Acontece en un campamento, que como en todas las salitreras de la pampa, define muy bien las tres clases sociales: casas de calamina de los obreros, casa de adobe de los empleados y los lujosos chaleses de los gringos. Este relato acontece, estimamos entre 1965 y 1973. Todo lo narra la protagonista, María Margarita.

La protagonista es precisamente la contadora de películas, importante cuando no había mucho dinero para ir al cine. Actividad que empieza como una idea del padre de María Margarita y que luego va interesando a la gente del campamento, tan pobre como ellos.
La historia posee varias tragedias: la invalidez del padre, la violación de la niña, el abandono de la madre y esposa, etc.

Puede decirse de este libro que aunque está bien escrito, carece del aprovechamiento de las situaciones penosas por parte del autor, entiéndase, me refiero a que es un relato de hechos, algo somero, como si pasara el viento tras los cristales rotos, no hay un trabajo de profundización en las historias narradas…todo pasa como si la niña fuera a comprar pan en un día nublado. No logra emocionar, no logra que exista un compromiso del lector quien se desplaza por las páginas del libro, buscando algo que atraiga su interés, que le sea atractivo y que a su vez le remueva. Tal vez, es que los lectores actuales estén desapegados de los textos que involucran sentimientos, palabras que calen hondo, que tengan peso, el valor del dolor, de la angustia o de la incertidumbre, solamente este supuesto explica la venta de tantos libros del autor, tan distantes del magnifico libro de Rivera Letelier, La Reina Isabel cantaba Rancheras, única obra que remece e impacta relacionada con la pampa. Y es que no es, La contadora de películas, una obra donde se vea trabajo, transpiración y/o esfuerzo escritural.


Ingrid Odgers Toloza


Fragmentos.

  1. COMO en casa el dinero andaba a caballo y nosotros a pie, cuando a la Oficina llegaba una película que a mi padre —sólo por el nombre del actor o de la actriz principal— le parecía buena, se juntaban las  monedas una a una, lo justo para un boleto, y me mandaban a mí a verla. Después, al llegar del cine, tenía que contársela a la familia reunida en pleno en la pieza del living
    
  1. ERA lindo, después de ver la película, encontrar a mi padre y a mis hermanos esperándome ansiosos en casa, sentados en hilera como en el cine, recién peinaditos y cambiados de ropa.
Mi padre, con una manta boliviana sobre sus piernas, ocupaba el único sillón que teníamos, y esa
era la platea. En el piso, a un costado del sillón, relumbraba su botella de vino rojo y el único vaso que quedaba en casa. La galería era esa banca larga, de madera bruta, en donde mis hermanos se acomodaban ordenadamente, de menor a mayor.
Después, cuando algunos de sus amigos comenzaron a asomarse por la ventana, eso se convirtió en el balcón.
Yo llegaba del cine, me tomaba una taza de té rapidito (que ya me tenían preparado) y comenzaba mi
función. De pie ante ellos, de espalda a la pared pintada a la cal, blanca como la pantalla del cine, me ponía a contarles la película «de pe a pa», como decía mi padre, tratando de no olvidar ningún detalle, ni del argumento, ni de los diálogos, ni de los personajes.

No hay comentarios:

Talleres de Creación literaria

Literatura en TV