DERECHOS RESERVADOS

DERECHOS RESERVADOS
CREACIÓN DISEÑO Y PROPIEDAD INTELECTUAL DE INGRID ODGERS

Estamos en:

comentarios

«Leer sin meditar es una ocupación inútil». Confucio

Páginas vistas en total

lunes, 28 de abril de 2008

La insoportable levedad del ser- Milan Kundera



El autor construye una narración impresionante y minuciosa, nos encontramos con descripciones detalladas visuales, de gran contenido estético. Kundera nos introduce en las incongruencias del amor y las relaciones humanas. A su vez, realiza constante referencia a grandes autores y asuntos filosóficos que enriquecen el texto, enseña una forma práctica de aplicar la filosofía a la vida diaria. Sin duda, la novela tiene también una gran validez histórica, al narrar claramente la realidad del país y plasmar una crítica a la invasión rusa a Checoslovaquia durante 1968, invasión que Kundera vivió.

Es un libro de paradojas: Milan Kundera nos habla de forma clara sobre algo que es casi subterráneo, denuncia la levedad y pregunta lo que no osamos formular. Esta es una historia de amor, donde la protagonista es la debilidad humana. Tomás es un médico de Praga que empieza a ver en peligro su condición de solterón feliz y mujeriego cuando conoce a Teresa. La joven se instala en su casa lo persigue con los celos y hasta lo hace abandonar su trabajo, pero ama a Tomás como ninguna otra mujer. Sabina es amante de años del médico, de las que dan todo sin pedir nada, aunque la relación no es la misma desde que existe Teresa. Paradoja tres. Cuando Sabina viaja a Ginebra, conoce a Franz, un hombre casado que se enamora de ella. Todo va bien hasta que Franz abandona a su esposa para estar con Sabina, que cuando se entera decide escaparse. Paradoja cuatro, y es sólo el comienzo.

En este libro Kundera presenta el mito del “Eterno Retorno”, dice: “la vida que desaparece de una vez y para siempre, no regresa; es como una sombra, está muerta de ante mano”.

También menciona el postulado de Nietzsche: “¡pensar que alguna vez haya de repetirse todo tal como lo hemos vivido!. Seguro se refiere a que los instantes de nuestra vida se repetirán una infinidad de veces durante la eternidad. En la historia, la historia de Kundera, el Eterno Retorno se presenta a través de los sueños de Teresa, los cuales le recuerdan su temor y recato a la desnudez. Como ya sabemos, desde pequeña se angustiaba ante el ambiente de desvergüenza que había en su casa, todo le molestaba, desde que no la dejaran cerrar la puerta del baño cuando se duchaba, hasta que su madre soltara sonoras ventosidades frente a las amigas y mostrara la placa bucal que llevaba. Aquellas imágenes de la mamá la perturbaron durante toda su existencia. También vimos que el Eterno Retorno se manifestó a Tomás a través de su profesión, recordemos que primero trabajó en medicina, luego limpió centros comerciales y casas particulares, y finalmente terminó siendo conductor de camiones. La salud se le volvió a presentar cuando debió inyectar a la perra Karenin (con eutanasia) para que muriera tranquila. En este caso él se enfrentó y superó el retorno, cosa que le costó a Teresa. En el libro se dice que el Eterno Retorno es la carga más pesada, convirtiéndose nuestras vidas sólo en levedad.

LEVEDAD Y PESO EN RELACIÓN A LA NARRATIVA DE KUNDERA.

Al comienzo Parménides afirmaba que la Levedad era positiva y el Peso negativo. Igual que Nietzsche, que decía que peso es terrible y la levedad maravillosa.

¿Se pueden negar estas tesis? Siempre que pensemos que la carga pesada nos destroza y aplasta, pero a la vez es la imagen más intensa de la plenitud de la vida. Cuanto más pesada es la carga nuestra vida será más real y verdadera. Y la levedad (ligero, insignificante o trivial) hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire (insignificante), esto ocurre porque el peso (obligación o compromiso) y la levedad no son una contradicción. El peso por sí no tiene cualidad de peso, dentro de él existe levedad; al igual la levedad no carece de peso; son fases complementarias, factibles de trocarse uno en el otro. Ambos conceptos tienen un carácter progresivo, encontramos a uno que nos lleva indiscutidamente al otro, y así se puede seguir sin saber como derrotar las dudas.

Encontramos arquetipos de la levedad, en el transcurso de la narración toman un doble valor: Tomás teme tomar decisiones, se ampara en su tesis del borrador, pensaba que la vida acontecía una sola vez y no podría compararla con vidas anteriores ni tampoco arreglar la decisión mal tomada; el hombre vive todo a la primera, es decir, la vida es un bosquejo que no antecede a ninguna obra de arte. Esto origina extensas y reiterativas reflexiones con respecto a su vida. Dudaba si invitar a Teresa a vivir junto él, la duda lo atrapó largo tiempo. Antes que se diera cuenta ella estaba con las maletas listas. Decidió ir en busca de Teresa a Praga; toda la seguridad que tenía en su viaje desde Zurich a Checoslovaquia, súbitamente se desvaneció. Se confinó en la desesperación. El lector observará el peso enorme de la irresolución que lo transporta nuevamente a la levedad. Teresa encontraba rápida y fácil solución a sus problemas con la fuga. Se marchó del lado de su madre; dejó el pueblo y la cantina y se fue a vivir con Tomás. Arrancaba de su madre, de los baños abiertos y de los clientes borrachos que la acosaban. Escapó de Praga, no soportaba la infidelidad del médico, lo persuadió para emigrar. Él continuó siéndole infiel, decide dejar Zurich (huir) y retornar a Checoslovaquia. Una vez ya establecidos en Praga, Teresa vuelve a tener los mismos problemas con su cónyuge. Esta vez escapa junto a Tomás (por última vez), al campo, prácticamente deshabitado. De esta forma se aseguraba la fidelidad de su pareja. La huida en sí representaba una insignificante libertad, que reconocía el peso del pasado. Al mismo tiempo, la vida junto a la desnudez de su madre y la poligamia de Tomas se tornaba leve y su temple se hundía. Por otra parte, Franz siente una enorme atracción hacia el vacío de una antigua catedral gótica, para él, el vacío representa la felicidad y la comodidad de tener fuera de su existencia todo lo que le disgusta, andar por la vida sin ataduras ni preocupaciones; el mundo irreal que lo lleva a la fraternidad, a la justicia y a la igualdad que sólo lo compartía con Sabina. Esta Marcha era un camino leve que defendía sus íntimos deseos políticos, al mismo tiempo le pedía soportar el Kitsch que cobijaba. Para Sabina la Levedad se enfoca en sus traiciones; a su lado tuvo a hombres que la amaban, ejemplo Franz, para ella era más importante su independencia. La compañía constante de un hombre era sinónimo de sometimiento, un estilo de vida que ella no estaba dispuesta a experimentar; porque sabía del enorme peso que caería sobre su tenue ser. El Peso, también fue vivido por los otos personajes: para Tomás fue aflictiva su compasión, no podía permanecer sereno ante el sufrimiento que observaba en su pareja, vivía con ella el dolor que sentía al enterarse sus otras mujeres; no era capaz de encolerizarse, la quería mucho más. La compasión enceguecía sus ojos, la bebida aminoraba su tormento. En la vida de Sabina el peso tomó la forma del Kitsch, era el ideal estético que aborrecía con todas sus fuerzas; el Kitsch eliminaba de su punto de vista todo lo que era inaceptable para la humanidad, se limitaba a lo perfecto, lo celestial. Se dio cuenta que el kitsch caía sobre sus hombros cuando se emocionaba al ver el estereotipo de familia o una casa iluminada con personas adentro. Para Franz fue distinto, el peso no era una situación sino una persona, Sabina. Cuando ella lo dejó, su imagen se transformó en un ángel, que lo hacía sentirse profundamente descontento. Ese peso, representaba la levedad de su ser. Se vuelve al juego del péndulo que se conoce al principio (uno nos lleva al otro). En cuanto a la Casualidad: Tomás pensaba que Teresa era la personificación de la casualidad absoluta; si su jefe (cuando trabajaba en el hospital) no hubiera tenido ciática, no lo hubieran destinado a visitar a un paciente en aquel pueblo; donde Teresa trabajaba y lo atendió en la cantina. Esas coincidencias lo hacían cavilar respecto a lo diferente que sería su vida sin esas eventualidades. Se dio cuenta de lo fortuito de su amor, de lo leve (ligero, insignificante o trivial) de su amor. Teresa fue al estudio de Sabina en Praga; la artista se desnuda ante ella y le plantea su visión frente a la desnudez: “No hay nada de particular en los cuerpos desnudos. Son normales. Todo lo que es normal es bello.”Una vez que Teresa la escucha casualmente se traslada a su vida pasada, la vida que tenía junto a su madre, esa mujer que pensaba igual que la amante de su esposo. Luego fue el turno de ella, Sabina le ordenó que se desvistiera con las mismas palabras que Tomás lo hacía con ambas. Teresa nunca había estado desnuda frente a otra mujer, pero casualmente esta vez estaba sin complejos frente a la artista; frente al rostro de la infidelidad de su pareja, el peso de su ser. Una narración atestada de contradicciones. Gran novela.

NOTAS:

1.- El eterno retorno es una concepción filosófica del tiempo postulada en forma escrita, por primera vez, por Nietzsche en su libro "Así habló Zaratustra".

En el "eterno retorno", como en una visión lineal del tiempo, los acontecimientos siguen reglas de causalidad. Hay un principio del tiempo y un fin... que vuelve a generar a su vez un principio. Sin embargo, a diferencia de la visión cíclica del tiempo, no se trata de ciclos ni de nuevas combinaciones en otras posibilidades, si no que los mismos acontecimientos se vuelven a repetir en el mismo orden, tal cual ocurrieron, sin ninguna posibilidad de variación. En su obra La gaya ciencia Nietzsche plantea que no sólo son los acontecimientos los que se repiten sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, en una repetición infinita e incansable.

En "Así habló Zaratustra", el protagonista descubre esta visión del tiempo y queda desmayado por la impresión. Es sólo a través de la realización de que el "eterno retorno" incluye tanto los fracasos como los éxitos que logra "despertar" del estado de trance en el que está, sabiendo que, aunque el Hombre vuelva a ser Mono, nuevamente Zaratustra aparecerá para predicar el Superhombre, nuevamente se dará cuenta de lo que es el "eterno retorno" y nuevamente despertará...

El valor del concepto de eterno retorno ha sido tan discutido como poco entendido. En general, se le considera únicamente desde el punto de vista cronológico, en el sentido de repetición de lo sucedido. Pocas veces es pensado como uno de los conceptos más poderosos de la filosofía moral de todos los tiempos: obra de modo que un horizonte de infinitos retornos no te intimide; elige de forma que si tuvieras que volver a vivir toda tu vida de nuevo, pudieras hacerlo sin temor. Nietzsche, en su teoría del eterno retorno, nos enseña sólo una cosa: El hombre logrará transformarse en el "Superhombre" cuando logre vivir sin miedo.

(1), Elementos (1)Friedrich Nietzsche

2 comentarios:

Anton Ozomek dijo...

Mis felicitaciones por el artículo sobre esta obra de Kundera. Después de navegar por más de treinta páginas web buscando un buen análisis literario, por fin lo he encontrado. Saludos y enhorabuena.

Anton Ozomek dijo...

Mis felicitaciones por el artículo sobre esta obra de Kundera. Después de navegar por más de treinta páginas web buscando un buen análisis literario, por fin lo he encontrado. Saludos y enhorabuena.

Talleres de Creación literaria

Literatura en TV

Loading...