DERECHOS RESERVADOS

DERECHOS RESERVADOS
CREACIÓN DISEÑO Y PROPIEDAD INTELECTUAL DE INGRID ODGERS

Estamos en:

comentarios

«Leer sin meditar es una ocupación inútil». Confucio

Páginas vistas en total

lunes, 18 de septiembre de 2017

LA MAMPARA, NOVELA DE MARTA BRUNET


LA MAMPARA
MARTA BRUNET
EMECÉ EDITORES,1946
BUENOS AIRES

Por Ingrid Odgers
Escritora y editora chilena






Ha cerrado la puerta. Ha cerrado la mampara. Avanza a tientas por el pasillo en tinieblas. Tirita y el frío en el corazón se hace intolerable, la obliga a detenerse y a poner la mano allí, las dos manos. Apoya la espalda en el muro, pero se cae, se cae, de aserrín desmoronándose hasta quedar como un montón sobre el suelo, vacía de sensaciones.

La humedad de las losas empieza a revelarle que de nuevo entra en sí misma y se posesiona de sus sentidos. Mueve la cabeza de uno a otro lado, como negándose a ese retorno. Al voltear la cara roza el muro, áspero y blando, cemento mal fraguado, arenilla y cal chafarronienta, intolerable al olfato. Las sombras, lo húmedo, lo miserable vergonzante: todo entra en ella de golpe y se le aposenta en el alma llena de resentimientos, de vanidades, de humillaciones, de ambición y de tenacidad. No le caben dentro tantas cosas. Parece que fuera a estallar algo en su cerebro. El corazón sigue frío.

Esta obra de Brunet, nos encierra en un universo breve, pequeño, en solo 80 páginas, con tres personajes a destacar: la madre y sus dos hijas.

Provenientes de una familia adinerada, muerto el padre su situación económica y social cambia. La madre una trabajadora incansable del hogar, una hija, humilde, sencilla, convertida en secretaria, la otra una hija que persiste en vivir dentro de su antiguo canon social, no hace nada, pendiente de fiestas, eventos artísticos y sociales, a la espera de encontrar un novio adinerado que mantenga sus caprichos y alcurnia perdida y que trata a su madre como si fuera una empleada doméstica.

Carmen, la hija mayor, orgullosa y displicente, niega la realidad, la miserable actualidad en que se encuentran, luego de un pasado de riqueza y lujos, de ese pasado del que les queda solamente la puerta y la ubicación aristocrática de la casa. Nada más.

Ignacia Teresa, serenamente metida en su trabajo, sin protestas, acepta obligaciones y responsabilidades con una mansedumbre que a la madre le parece un milagro.

Los temas son principalmente, la inconsciencia, la incomunicación, enajenación, el vacío.

El gran logro de Marta Brunet en esta novela corta, es el arte de la condensación de la palabra para entregarnos la intensa vida de estas tres mujeres después de su pérdida, la detallada descripción de los mundos internos y externos, que separa, la mampara, la puerta de entrada a casa.

Es una novela de una profundidad admirable, con una gran carga en las palabras utilizadas, la historia aparentemente simple nos sorprende con el final, donde la primera apreciación se disuelve y asombra como solo lo hace la gran literatura.

Rescatar la obra de Marta Brunet es un imprescindible. En estos tiempos. AHORA.



Concepción de Chile, 19 de septiembre de 2017.-

No hay comentarios:

Talleres de Creación literaria

Literatura en TV