DERECHOS RESERVADOS

DERECHOS RESERVADOS
CREACIÓN DISEÑO Y PROPIEDAD INTELECTUAL DE INGRID ODGERS

Estamos en:

comentarios

«Leer sin meditar es una ocupación inútil». Confucio

Páginas vistas en total

viernes, 30 de noviembre de 2007

LA REGLA DE TRES, una novela de Antonio Gala



Esta controvertida novela de Antonio Gala la leí a mediados del año 2003.

Los apuntes dicen:

**Casi doscientos mil ejemplares vendidos.

***Búsqueda del amor - ambiguo

***Extrema soledad – densas reflexiones -retóricas

***Final sorprendente

Comentario:

La regla de tres es un canto desesperado al amor. Y es que Antonio Gala, con su protagonista, Octavio Lerma, hombre de mediana edad, escritor bisexual y de reconocido éxito, nos hace deambular por una atmósfera plagada de soledad y carencia, una búsqueda inconsciente del amor. Octavio se retira a una isla para escribir un libro sobre las relaciones personales. Qué cree usted: ¿Curioso u obvio?

La pregunta no está demás en este menú literario, podemos calificarla de obvio, pues ya sabemos que Octavio Lerma, personaje creado por Antonio Gala, además de defender la pansexualidad del ser humano, el ser omnívoro, carga un estigma, para cualquier ser humano un tanto tenebroso: todas sus parejas han muerto. Es decir, ninguna de sus relaciones amorosas ha concluido de manera “normal”. Ha sido la muerte la que las han truncado. Decide irse a una isla porque se le ha muerto su última pareja, su último amor. Pero a la vez, Octavio ha resuelto no tener más novios, para no tener que "matarlos" y porque no quiere seguir repartiendo su mal sino. Se va a meditar, no a hacer amigos, simplemente a recluirse, a escribir. Pero aun no ha escrito ni la primera hoja y ya tiene relaciones con Asia.

Tenemos que los personajes que componen el triángulo protagonista, son: Octavio el escritor; Leonardo el piloto comercial y marido de Aspasia, la escritora aficionada. Nuestro protagonista se enamora de los dos, mientras tiene sexo con Asia, intenta con la ayuda de la mujer, hacer un trío con su marido. Leonardo, buenmozo y muy macho no ve demasiado claro este panorama. Aún así, se hacen amigos. Ambos, Octavio y Asia se enfrascan en largas conversaciones sobre el amor y el sexo ante un Leonardo impasible que intenta, sin lograrlo, disimular su aburrimiento. Octavio, un protagonista antipático, cauto y temeroso, conquista finalmente al guapo y reticente Leonardo.

En los momentos en que no están los tres compartiendo comidas, cenas y charlas, Lerma se dedica a su principal tarea, su libro. Es aquí donde el autor pareciera escribir un ensayo sobre la muerte o la desdicha y su protagonista, no evidencia responsabilidad alguna en sus anteriores relaciones. Mucha reflexión, pensamientos se instalan ante nuestros ojos. Igual, una vez más Gala nos atrapa con sus historias. En este texto, la de una relación sexual casi a tres bandas que nos lleva a plantearnos varios asuntos sobre las relaciones sexuales y la vida. Sorprende por el tema que trata y la forma en que lo hace. El tema de la homosexualidad es recurrente en los libros de este autor, pero el enfoque esta vez se sale de toda perspectiva que tenga el lector. Escribe sin tapujos y dejando de lado los prejuicios sociales y tabúes. Si bien es cierto, que en algunas páginas, el autor se excede y en momentos cae en una excesiva retórica, algo pesada, con un discurso denso, espeso, casi gelatinoso. Lo digo, porque en momentos, se extiende demasiado en sus descripciones o pensamientos, pero, así es Gala. Por lo demás, es una historia interesante: una relación, esporádica, entre tres personas, de universos absolutamente disímiles, en cuanto a ser y pensar, que se entienden perfectamente y llegan a sostener una relación sexual, confusa, con miedos, aprehensiones, extraña para el común y “normal” mortal. Quizás el lector hubiera preferido que se otorgara a la narración un toque más dinámico, que la novela tuviera menos páginas o no fuera tan funesto, pero insisto, es Gala. Podría hacer muchas más reflexiones sobre la novela, sobre la forma de Gala de transfigurar la realidad, sobre su prosa barroca y mágica, pero dejo tarea. Su forma de escribir no es para llegar a un público mayoritario. Es único, guste o no. No encontraremos a Gala en las estanterías light de ningún país. Es un gran escritor español.

Un dato anecdótico:

Alguien le preguntó al autor por qué, si Octavio era un pesado, no se cargaba al «pesado». Y Antonio Gala: «Es que es un pelmazo, y los pelmazos nunca mueren... son como los rockeros».

Ingrid Odgers

Talleres de Creación literaria

Literatura en TV

Loading...

Ingrid Odgers

Ingrid Odgers
Reflexión